Salud

Reino Unido Prohíbe la Venta de Tabaco a los Nacidos Después de 2009

El Reino Unido se posiciona a la vanguardia mundial en la lucha contra el tabaquismo con una nueva ley que prohíbe la venta de productos de tabaco a individuos nacidos después de 2009, marcando un esfuerzo significativo para erradicar la adicción al tabaco en futuras generaciones.

Salud

Reino Unido Prohíbe la Venta de Tabaco a los Nacidos Después de 2009

El Reino Unido se posiciona a la vanguardia mundial en la lucha contra el tabaquismo con una nueva ley que prohíbe la venta de productos de tabaco a individuos nacidos después de 2009, marcando un esfuerzo significativo para erradicar la adicción al tabaco en futuras generaciones.

"Esta ley no es sobre la libertad de elegir, es sobre la libertad de la adicción"

- Andrea Leadsom, Ministra de Salud Pública, durante el debate parlamentario.

19/4/2024

En un movimiento sin precedentes, la Cámara de los Comunes del Reino Unido ha votado a favor de la "Ley de Tabaco y Vapeo", que prohíbe la venta de productos de tabaco a cualquier persona nacida en el año 2009 o después. La ley, que fue respaldada en una votación de 383 a favor y 67 en contra, marca un hito significativo en la política de salud pública del país. Esta legislación, promovida por el Primer Ministro Rishi Sunak, pretende establecer un precedente global, al crear la primera generación libre de humo en la historia moderna del Reino Unido.

El gobierno ha estructurado esta ley con el objetivo de incrementar la edad legal para la compra de tabaco anualmente, garantizando así que los jóvenes nunca tengan la oportunidad legal de comprar cigarrillos. Además, se incluyen medidas estrictas contra la venta de vapes desechables y el marketing atractivo de estos productos para los jóvenes, en un esfuerzo por prevenir la adicción desde una edad temprana.

La ley ha generado apoyo y crítica por igual; mientras que expertos en salud y la mayoría parlamentaria la respaldan, algunos miembros conservadores y grupos de derechos de los fumadores argumentan que infringe las libertades personales y podría fomentar un mercado negro de productos de tabaco. Ex Primeros Ministros como Boris Johnson y Liz Truss han criticado la medida como anticonservadora y una injerencia en la vida privada de las personas, calificándola de "nanny state" (estado niñera).

Sin embargo, figuras como Sir Chris Whitty, el principal asesor médico del gobierno, han defendido la ley con vehemencia. Whitty ha compartido testimonios de su experiencia médica sobre los devastadores efectos del tabaquismo en la salud, argumentando que la adicción al tabaco elimina la libertad de elección más que protegerla.

Algo Curioso
La legislación del Reino Unido es parte de una tendencia global hacia políticas más estrictas contra el tabaquismo, inspirada en parte por medidas similares consideradas en Nueva Zelanda, que aunque fueron eventualmente revocadas, encendieron un debate global sobre cómo combatir el tabaquismo efectivamente.

Implicaciones a Largo Plazo y la Visión de un Futuro sin Tabaco

La ley también establece un marco para futuras regulaciones, que podrían incluir restricciones adicionales en la venta y marketing de vapes y productos similares. Se espera que estas medidas disminuyan significativamente las tasas de tabaquismo entre los jóvenes y reduzcan los casos de enfermedades relacionadas con el tabaco, como cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas, que aún son causas principales de muerte en el país.

Además, el gobierno ha prometido una inversión significativa en programas de educación y prevención, así como en la aplicación de la ley para combatir la venta ilegal de tabaco y vapes. A largo plazo, se anticipa que esta legislación no solo mejorará la salud pública sino que también reducirá la carga en el sistema de salud del Reino Unido, atribuida en gran parte a las enfermedades causadas por el tabaquismo.

"Esta ley no es sobre la libertad de elegir, es sobre la libertad de la adicción"

- Andrea Leadsom, Ministra de Salud Pública, durante el debate parlamentario.

Apr 19, 2024

En un movimiento sin precedentes, la Cámara de los Comunes del Reino Unido ha votado a favor de la "Ley de Tabaco y Vapeo", que prohíbe la venta de productos de tabaco a cualquier persona nacida en el año 2009 o después. La ley, que fue respaldada en una votación de 383 a favor y 67 en contra, marca un hito significativo en la política de salud pública del país. Esta legislación, promovida por el Primer Ministro Rishi Sunak, pretende establecer un precedente global, al crear la primera generación libre de humo en la historia moderna del Reino Unido.

El gobierno ha estructurado esta ley con el objetivo de incrementar la edad legal para la compra de tabaco anualmente, garantizando así que los jóvenes nunca tengan la oportunidad legal de comprar cigarrillos. Además, se incluyen medidas estrictas contra la venta de vapes desechables y el marketing atractivo de estos productos para los jóvenes, en un esfuerzo por prevenir la adicción desde una edad temprana.

La ley ha generado apoyo y crítica por igual; mientras que expertos en salud y la mayoría parlamentaria la respaldan, algunos miembros conservadores y grupos de derechos de los fumadores argumentan que infringe las libertades personales y podría fomentar un mercado negro de productos de tabaco. Ex Primeros Ministros como Boris Johnson y Liz Truss han criticado la medida como anticonservadora y una injerencia en la vida privada de las personas, calificándola de "nanny state" (estado niñera).

Sin embargo, figuras como Sir Chris Whitty, el principal asesor médico del gobierno, han defendido la ley con vehemencia. Whitty ha compartido testimonios de su experiencia médica sobre los devastadores efectos del tabaquismo en la salud, argumentando que la adicción al tabaco elimina la libertad de elección más que protegerla.

En un movimiento sin precedentes, la Cámara de los Comunes del Reino Unido ha votado a favor de la "Ley de Tabaco y Vapeo", que prohíbe la venta de productos de tabaco a cualquier persona nacida en el año 2009 o después. La ley, que fue respaldada en una votación de 383 a favor y 67 en contra, marca un hito significativo en la política de salud pública del país. Esta legislación, promovida por el Primer Ministro Rishi Sunak, pretende establecer un precedente global, al crear la primera generación libre de humo en la historia moderna del Reino Unido.

El gobierno ha estructurado esta ley con el objetivo de incrementar la edad legal para la compra de tabaco anualmente, garantizando así que los jóvenes nunca tengan la oportunidad legal de comprar cigarrillos. Además, se incluyen medidas estrictas contra la venta de vapes desechables y el marketing atractivo de estos productos para los jóvenes, en un esfuerzo por prevenir la adicción desde una edad temprana.

La ley ha generado apoyo y crítica por igual; mientras que expertos en salud y la mayoría parlamentaria la respaldan, algunos miembros conservadores y grupos de derechos de los fumadores argumentan que infringe las libertades personales y podría fomentar un mercado negro de productos de tabaco. Ex Primeros Ministros como Boris Johnson y Liz Truss han criticado la medida como anticonservadora y una injerencia en la vida privada de las personas, calificándola de "nanny state" (estado niñera).

Sin embargo, figuras como Sir Chris Whitty, el principal asesor médico del gobierno, han defendido la ley con vehemencia. Whitty ha compartido testimonios de su experiencia médica sobre los devastadores efectos del tabaquismo en la salud, argumentando que la adicción al tabaco elimina la libertad de elección más que protegerla.

Algo Curioso
La legislación del Reino Unido es parte de una tendencia global hacia políticas más estrictas contra el tabaquismo, inspirada en parte por medidas similares consideradas en Nueva Zelanda, que aunque fueron eventualmente revocadas, encendieron un debate global sobre cómo combatir el tabaquismo efectivamente.

Implicaciones a Largo Plazo y la Visión de un Futuro sin Tabaco

La ley también establece un marco para futuras regulaciones, que podrían incluir restricciones adicionales en la venta y marketing de vapes y productos similares. Se espera que estas medidas disminuyan significativamente las tasas de tabaquismo entre los jóvenes y reduzcan los casos de enfermedades relacionadas con el tabaco, como cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas, que aún son causas principales de muerte en el país.

Además, el gobierno ha prometido una inversión significativa en programas de educación y prevención, así como en la aplicación de la ley para combatir la venta ilegal de tabaco y vapes. A largo plazo, se anticipa que esta legislación no solo mejorará la salud pública sino que también reducirá la carga en el sistema de salud del Reino Unido, atribuida en gran parte a las enfermedades causadas por el tabaquismo.

PODRÍA INTERESARTE
 

No tienes acceso

Necesitas una membresía para acceder al contenido de este sitio.
Por favor Regístrate o Ingresa