Tecnología

EE.UU. Avanza en Legislación Contra Deepfakes de Inteligencia Artificial en Escuelas

La proliferación de deepfakes generados por inteligencia artificial ha llevado a veinte estados de Estados Unidos a promulgar leyes que penalizan la difusión de material pornográfico no consensuado, especialmente en entornos educativos, mientras el Congreso aún debate una normativa federal.

Tecnología

EE.UU. Avanza en Legislación Contra Deepfakes de Inteligencia Artificial en Escuelas

La proliferación de deepfakes generados por inteligencia artificial ha llevado a veinte estados de Estados Unidos a promulgar leyes que penalizan la difusión de material pornográfico no consensuado, especialmente en entornos educativos, mientras el Congreso aún debate una normativa federal.

La alta tasa de víctimas de deepfake es alarmante y requiere medidas urgentes para proteger la privacidad y la dignidad de las personas.

19/6/2024

En respuesta al aumento de deepfakes sexuales generados por inteligencia artificial, veinte estados de Estados Unidos han aprobado nuevas leyes que penalizan la distribución de estos materiales sin el consentimiento de las partes involucradas. Este fenómeno se ha vuelto cada vez más común, especialmente en entornos escolares, donde la accesibilidad y sofisticación de los deepfakes representan una amenaza notable para estudiantes y docentes.

Un informe de Politico del 28 de mayo de 2024, revela que este marco legal varía significativamente entre los estados. Indiana se destaca por una legislación robusta aprobada en marzo, inspirada en la experiencia de una maestra. La legislación, respaldada por el gobernador republicano Eric Holcomb, amplió las existing porn revenge laws para incluir la difusión no consensuada de imágenes o videos "íntimos" generados por AI.

Por otro lado, las acciones federales han encontrado obstáculos. Las propuestas en el Congreso para limitar los deepfakes no han avanzado debido a desacuerdos sobre la responsabilidad jurídica. Esto ha creado un vacío regulatorio que ha dejado a algunos sistemas escolares sin obligación de reportar incidentes a las autoridades, complicando la respuesta administrativa.

La preocupación por los deepfakes no es exclusiva de Estados Unidos. Un artículo de The Conversation revela una alta tasa de víctimas de deepfakes pornográficos en Australia, según una encuesta realizada en diez países. Esta publicación recomienda acciones para quienes puedan ser blanco de estos ataques, destacando la necesidad de apoyo y medidas de respuesta.

En varios estados de EE. UU., las leyes están en proceso de actualización para abordar los deepfakes mediante la expansión de las actuales leyes de privacidad y pornografía de venganza. Sin embargo, la disparidad en la aplicación y la falta de una normativa federal uniforme complican la política de protección en escuelas, donde la supervisión y la reportabilidad varían ampliamente.

La naturaleza inmediata y dañina de los deepfakes subraya la urgencia de soluciones legislativas tanto a nivel estatal como federal. Sin un marco sólido, la privacidad y bienestar de individuos, especialmente jóvenes en entornos educativos, siguen siendo vulnerables.

En ausencia de un acuerdo del Congreso sobre la responsabilidad en la regulación de los deepfakes, la necesidad de acción colectiva y legislativa se hace cada vez más evidente para salvaguardar los derechos y la dignidad de las personas afectadas.

Las iniciativas legislativas continúan en numerosos estados del país, con el objetivo de actualizar y fortalecer las leyes existentes para hacer frente a este creciente desafío. La diversidad en las estrategias locales refleja el compromiso por encontrar formas efectivas de combatir el abuso de la tecnología para generar contenido sexual no consensuado.

La evolución de la tecnología de deepfakes y su capacidad para crear imágenes falsificadas de alta calidad requiere una respuesta ágil y coordinada por parte de los legisladores, administradores escolares y la sociedad en general.

Al considerar las necesidades de adaptaciones legislativas frente a esta amenaza tecnológica, la prioridad sigue siendo la protección y el interés de las personas, especialmente los más vulnerables. El término "deepfake" proviene de la combinación de "deep learning" (aprendizaje profundo) y "fake" (falso), resaltando el uso de algoritmos avanzados para crear imágenes y videos altamente realistas pero completamente falsos.

Algo Curioso

La alta tasa de víctimas de deepfake es alarmante y requiere medidas urgentes para proteger la privacidad y la dignidad de las personas.

Jun 19, 2024

En respuesta al aumento de deepfakes sexuales generados por inteligencia artificial, veinte estados de Estados Unidos han aprobado nuevas leyes que penalizan la distribución de estos materiales sin el consentimiento de las partes involucradas. Este fenómeno se ha vuelto cada vez más común, especialmente en entornos escolares, donde la accesibilidad y sofisticación de los deepfakes representan una amenaza notable para estudiantes y docentes.

Un informe de Politico del 28 de mayo de 2024, revela que este marco legal varía significativamente entre los estados. Indiana se destaca por una legislación robusta aprobada en marzo, inspirada en la experiencia de una maestra. La legislación, respaldada por el gobernador republicano Eric Holcomb, amplió las existing porn revenge laws para incluir la difusión no consensuada de imágenes o videos "íntimos" generados por AI.

Por otro lado, las acciones federales han encontrado obstáculos. Las propuestas en el Congreso para limitar los deepfakes no han avanzado debido a desacuerdos sobre la responsabilidad jurídica. Esto ha creado un vacío regulatorio que ha dejado a algunos sistemas escolares sin obligación de reportar incidentes a las autoridades, complicando la respuesta administrativa.

La preocupación por los deepfakes no es exclusiva de Estados Unidos. Un artículo de The Conversation revela una alta tasa de víctimas de deepfakes pornográficos en Australia, según una encuesta realizada en diez países. Esta publicación recomienda acciones para quienes puedan ser blanco de estos ataques, destacando la necesidad de apoyo y medidas de respuesta.

En varios estados de EE. UU., las leyes están en proceso de actualización para abordar los deepfakes mediante la expansión de las actuales leyes de privacidad y pornografía de venganza. Sin embargo, la disparidad en la aplicación y la falta de una normativa federal uniforme complican la política de protección en escuelas, donde la supervisión y la reportabilidad varían ampliamente.

La naturaleza inmediata y dañina de los deepfakes subraya la urgencia de soluciones legislativas tanto a nivel estatal como federal. Sin un marco sólido, la privacidad y bienestar de individuos, especialmente jóvenes en entornos educativos, siguen siendo vulnerables.

En ausencia de un acuerdo del Congreso sobre la responsabilidad en la regulación de los deepfakes, la necesidad de acción colectiva y legislativa se hace cada vez más evidente para salvaguardar los derechos y la dignidad de las personas afectadas.

Las iniciativas legislativas continúan en numerosos estados del país, con el objetivo de actualizar y fortalecer las leyes existentes para hacer frente a este creciente desafío. La diversidad en las estrategias locales refleja el compromiso por encontrar formas efectivas de combatir el abuso de la tecnología para generar contenido sexual no consensuado.

La evolución de la tecnología de deepfakes y su capacidad para crear imágenes falsificadas de alta calidad requiere una respuesta ágil y coordinada por parte de los legisladores, administradores escolares y la sociedad en general.

Al considerar las necesidades de adaptaciones legislativas frente a esta amenaza tecnológica, la prioridad sigue siendo la protección y el interés de las personas, especialmente los más vulnerables. El término "deepfake" proviene de la combinación de "deep learning" (aprendizaje profundo) y "fake" (falso), resaltando el uso de algoritmos avanzados para crear imágenes y videos altamente realistas pero completamente falsos.

En respuesta al aumento de deepfakes sexuales generados por inteligencia artificial, veinte estados de Estados Unidos han aprobado nuevas leyes que penalizan la distribución de estos materiales sin el consentimiento de las partes involucradas. Este fenómeno se ha vuelto cada vez más común, especialmente en entornos escolares, donde la accesibilidad y sofisticación de los deepfakes representan una amenaza notable para estudiantes y docentes.

Un informe de Politico del 28 de mayo de 2024, revela que este marco legal varía significativamente entre los estados. Indiana se destaca por una legislación robusta aprobada en marzo, inspirada en la experiencia de una maestra. La legislación, respaldada por el gobernador republicano Eric Holcomb, amplió las existing porn revenge laws para incluir la difusión no consensuada de imágenes o videos "íntimos" generados por AI.

Por otro lado, las acciones federales han encontrado obstáculos. Las propuestas en el Congreso para limitar los deepfakes no han avanzado debido a desacuerdos sobre la responsabilidad jurídica. Esto ha creado un vacío regulatorio que ha dejado a algunos sistemas escolares sin obligación de reportar incidentes a las autoridades, complicando la respuesta administrativa.

La preocupación por los deepfakes no es exclusiva de Estados Unidos. Un artículo de The Conversation revela una alta tasa de víctimas de deepfakes pornográficos en Australia, según una encuesta realizada en diez países. Esta publicación recomienda acciones para quienes puedan ser blanco de estos ataques, destacando la necesidad de apoyo y medidas de respuesta.

En varios estados de EE. UU., las leyes están en proceso de actualización para abordar los deepfakes mediante la expansión de las actuales leyes de privacidad y pornografía de venganza. Sin embargo, la disparidad en la aplicación y la falta de una normativa federal uniforme complican la política de protección en escuelas, donde la supervisión y la reportabilidad varían ampliamente.

La naturaleza inmediata y dañina de los deepfakes subraya la urgencia de soluciones legislativas tanto a nivel estatal como federal. Sin un marco sólido, la privacidad y bienestar de individuos, especialmente jóvenes en entornos educativos, siguen siendo vulnerables.

En ausencia de un acuerdo del Congreso sobre la responsabilidad en la regulación de los deepfakes, la necesidad de acción colectiva y legislativa se hace cada vez más evidente para salvaguardar los derechos y la dignidad de las personas afectadas.

Las iniciativas legislativas continúan en numerosos estados del país, con el objetivo de actualizar y fortalecer las leyes existentes para hacer frente a este creciente desafío. La diversidad en las estrategias locales refleja el compromiso por encontrar formas efectivas de combatir el abuso de la tecnología para generar contenido sexual no consensuado.

La evolución de la tecnología de deepfakes y su capacidad para crear imágenes falsificadas de alta calidad requiere una respuesta ágil y coordinada por parte de los legisladores, administradores escolares y la sociedad en general.

Al considerar las necesidades de adaptaciones legislativas frente a esta amenaza tecnológica, la prioridad sigue siendo la protección y el interés de las personas, especialmente los más vulnerables. El término "deepfake" proviene de la combinación de "deep learning" (aprendizaje profundo) y "fake" (falso), resaltando el uso de algoritmos avanzados para crear imágenes y videos altamente realistas pero completamente falsos.

Algo Curioso

PODRÍA INTERESARTE
 

No tienes acceso

Necesitas una membresía para acceder al contenido de este sitio.
Por favor Regístrate o Ingresa