Mundo

Bangladesh Cierra Escuelas Ante Calor Extremo Afectando a 33 Millones de Niños

Bangladesh enfrenta una severa ola de calor que ha obligado al cierre de escuelas, afectando a 33 millones de niños. Las temperaturas han superado los 42°C, llevando a las autoridades a tomar medidas urgentes ante la emergencia climática.

Mundo

Bangladesh Cierra Escuelas Ante Calor Extremo Afectando a 33 Millones de Niños

Bangladesh enfrenta una severa ola de calor que ha obligado al cierre de escuelas, afectando a 33 millones de niños. Las temperaturas han superado los 42°C, llevando a las autoridades a tomar medidas urgentes ante la emergencia climática.

“La intensidad de esta ola de calor subraya la urgente necesidad de actuar para proteger a los niños de los impactos cada vez peores del cambio climático”

- Afirmó un representante de UNICEF.

25/4/2024

Este mes, Bangladesh ha experimentado una de las olas de calor más intensas de las últimas décadas, con temperaturas que han alcanzado máximos históricos. Esta situación ha llevado al cierre de escuelas y colegios en todo el país, afectando a más de 33 millones de niños y jóvenes que han tenido que interrumpir sus estudios. El Ministerio de Educación Primaria y de Masas tomó la decisión después de registrar temperaturas de hasta 42.2°C en algunas regiones, superando los promedios históricos y poniendo en riesgo la salud de los estudiantes.

El impacto de esta ola de calor no solo afecta a la educación, sino también a la salud pública y la agricultura, incrementando los casos de enfermedades relacionadas con el calor como golpes de calor y deshidratación. Hospitales y clínicas han sido alertados para prepararse ante un aumento en la demanda de servicios médicos, especialmente para tratar problemas relacionados con las altas temperaturas.

Organizaciones internacionales como Save the Children y UNICEF han expresado su preocupación por la situación, subrayando la vulnerabilidad de los niños en contextos de pobreza y crisis climáticas. Estas condiciones extremas han forzado también a la población a buscar alivio espiritual, organizando masivas oraciones por la lluvia, una práctica cultural y religiosa común en la región en tiempos de crisis.

Mientras tanto, la comunidad científica reitera que el cambio climático está intensificando la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor, lo que requiere una acción urgente y coordinada para mitigar sus efectos y adaptar las políticas públicas para proteger especialmente a los más vulnerables.

Algo Curioso
La magnitud de estas oraciones comunitarias por lluvia, refleja profundamente las tradiciones culturales y la gravedad de la situación climática en Bangladesh, uniendo a miles en un acto de fe y esperanza colectiva.

Respuesta Comunitaria y Llamados a la Acción

Las medidas para cerrar las instituciones educativas permanecerán vigentes al menos hasta el 27 de abril, según informes de las autoridades educativas del país. Esta decisión se ha tomado como medida preventiva para salvaguardar la salud de millones de niños que, de otra manera, estarían expuestos a las peligrosas condiciones de calor extremo durante su estancia en instalaciones escolares. Esta no es la primera vez que Bangladesh toma tales medidas; es el segundo año consecutivo que las escuelas cierran debido a la intensidad del calor.

El impacto del calor no se limita solo a la educación, también tiene consecuencias severas en la salud pública general. Los hospitales están reportando un aumento en pacientes con enfermedades inducidas por el calor, como golpes de calor y deshidratación severa. El Ministerio de Salud ha emitido directrices para que todos los centros médicos estén preparados para responder a un incremento en la demanda de atención médica. En particular, se ha pedido a los hospitales que acondicionen salas con aire acondicionado para tratar a los afectados por el calor extremo.

Impacto en la Salud y la Agricultura

Además, la ola de calor ha tenido un impacto directo en la agricultura, con un descenso notable en la producción agrícola que amenaza con exacerbar la inseguridad alimentaria en una de las regiones más densamente pobladas del mundo. El estrés térmico ha comprometido la viabilidad de los cultivos y la salud del ganado, pilares fundamentales de la economía local y la dieta de la población.

Las escuelas en otras regiones de Asia también han cerrado, reflejando un fenómeno regional que afecta a millones más allá de las fronteras de Bangladesh. En India, el Departamento Meteorológico ha emitido alertas de "ola de calor severo" en varios estados, con temperaturas que también superan los 42°C. Estos eventos climáticos extremos están provocando una reflexión global sobre la necesidad de estrategias de adaptación más efectivas y de políticas de mitigación para proteger a las poblaciones vulnerables.

En respuesta a los múltiples desafíos presentados por estas olas de calor, las autoridades locales y nacionales están revisando sus planes de acción y emergencia. Se ha recomendado incrementar las infraestructuras de soporte para proporcionar refugios temporales bien equipados y seguros que puedan ofrecer un alivio durante los picos de temperaturas extremas. Además, se están distribuyendo recursos como agua potable y asistencia médica de emergencia para combatir los efectos adversos del calor.

“La intensidad de esta ola de calor subraya la urgente necesidad de actuar para proteger a los niños de los impactos cada vez peores del cambio climático”

- Afirmó un representante de UNICEF.

Apr 25, 2024

Este mes, Bangladesh ha experimentado una de las olas de calor más intensas de las últimas décadas, con temperaturas que han alcanzado máximos históricos. Esta situación ha llevado al cierre de escuelas y colegios en todo el país, afectando a más de 33 millones de niños y jóvenes que han tenido que interrumpir sus estudios. El Ministerio de Educación Primaria y de Masas tomó la decisión después de registrar temperaturas de hasta 42.2°C en algunas regiones, superando los promedios históricos y poniendo en riesgo la salud de los estudiantes.

El impacto de esta ola de calor no solo afecta a la educación, sino también a la salud pública y la agricultura, incrementando los casos de enfermedades relacionadas con el calor como golpes de calor y deshidratación. Hospitales y clínicas han sido alertados para prepararse ante un aumento en la demanda de servicios médicos, especialmente para tratar problemas relacionados con las altas temperaturas.

Organizaciones internacionales como Save the Children y UNICEF han expresado su preocupación por la situación, subrayando la vulnerabilidad de los niños en contextos de pobreza y crisis climáticas. Estas condiciones extremas han forzado también a la población a buscar alivio espiritual, organizando masivas oraciones por la lluvia, una práctica cultural y religiosa común en la región en tiempos de crisis.

Mientras tanto, la comunidad científica reitera que el cambio climático está intensificando la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor, lo que requiere una acción urgente y coordinada para mitigar sus efectos y adaptar las políticas públicas para proteger especialmente a los más vulnerables.

Este mes, Bangladesh ha experimentado una de las olas de calor más intensas de las últimas décadas, con temperaturas que han alcanzado máximos históricos. Esta situación ha llevado al cierre de escuelas y colegios en todo el país, afectando a más de 33 millones de niños y jóvenes que han tenido que interrumpir sus estudios. El Ministerio de Educación Primaria y de Masas tomó la decisión después de registrar temperaturas de hasta 42.2°C en algunas regiones, superando los promedios históricos y poniendo en riesgo la salud de los estudiantes.

El impacto de esta ola de calor no solo afecta a la educación, sino también a la salud pública y la agricultura, incrementando los casos de enfermedades relacionadas con el calor como golpes de calor y deshidratación. Hospitales y clínicas han sido alertados para prepararse ante un aumento en la demanda de servicios médicos, especialmente para tratar problemas relacionados con las altas temperaturas.

Organizaciones internacionales como Save the Children y UNICEF han expresado su preocupación por la situación, subrayando la vulnerabilidad de los niños en contextos de pobreza y crisis climáticas. Estas condiciones extremas han forzado también a la población a buscar alivio espiritual, organizando masivas oraciones por la lluvia, una práctica cultural y religiosa común en la región en tiempos de crisis.

Mientras tanto, la comunidad científica reitera que el cambio climático está intensificando la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor, lo que requiere una acción urgente y coordinada para mitigar sus efectos y adaptar las políticas públicas para proteger especialmente a los más vulnerables.

Algo Curioso
La magnitud de estas oraciones comunitarias por lluvia, refleja profundamente las tradiciones culturales y la gravedad de la situación climática en Bangladesh, uniendo a miles en un acto de fe y esperanza colectiva.

Respuesta Comunitaria y Llamados a la Acción

Las medidas para cerrar las instituciones educativas permanecerán vigentes al menos hasta el 27 de abril, según informes de las autoridades educativas del país. Esta decisión se ha tomado como medida preventiva para salvaguardar la salud de millones de niños que, de otra manera, estarían expuestos a las peligrosas condiciones de calor extremo durante su estancia en instalaciones escolares. Esta no es la primera vez que Bangladesh toma tales medidas; es el segundo año consecutivo que las escuelas cierran debido a la intensidad del calor.

El impacto del calor no se limita solo a la educación, también tiene consecuencias severas en la salud pública general. Los hospitales están reportando un aumento en pacientes con enfermedades inducidas por el calor, como golpes de calor y deshidratación severa. El Ministerio de Salud ha emitido directrices para que todos los centros médicos estén preparados para responder a un incremento en la demanda de atención médica. En particular, se ha pedido a los hospitales que acondicionen salas con aire acondicionado para tratar a los afectados por el calor extremo.

Impacto en la Salud y la Agricultura

Además, la ola de calor ha tenido un impacto directo en la agricultura, con un descenso notable en la producción agrícola que amenaza con exacerbar la inseguridad alimentaria en una de las regiones más densamente pobladas del mundo. El estrés térmico ha comprometido la viabilidad de los cultivos y la salud del ganado, pilares fundamentales de la economía local y la dieta de la población.

Las escuelas en otras regiones de Asia también han cerrado, reflejando un fenómeno regional que afecta a millones más allá de las fronteras de Bangladesh. En India, el Departamento Meteorológico ha emitido alertas de "ola de calor severo" en varios estados, con temperaturas que también superan los 42°C. Estos eventos climáticos extremos están provocando una reflexión global sobre la necesidad de estrategias de adaptación más efectivas y de políticas de mitigación para proteger a las poblaciones vulnerables.

En respuesta a los múltiples desafíos presentados por estas olas de calor, las autoridades locales y nacionales están revisando sus planes de acción y emergencia. Se ha recomendado incrementar las infraestructuras de soporte para proporcionar refugios temporales bien equipados y seguros que puedan ofrecer un alivio durante los picos de temperaturas extremas. Además, se están distribuyendo recursos como agua potable y asistencia médica de emergencia para combatir los efectos adversos del calor.

PODRÍA INTERESARTE
 

No tienes acceso

Necesitas una membresía para acceder al contenido de este sitio.
Por favor Regístrate o Ingresa