Mundo

Ola de Calor Extremo en Brasil: Récord de Temperatura en Río de Janeiro

Río de Janeiro experimenta una ola de calor sin precedentes, registrando una sensación térmica récord de 58.5 °C. Esta ola de calor afecta a varias ciudades brasileñas, poniendo a la población en alerta máxima.

Mundo

Ola de Calor Extremo en Brasil: Récord de Temperatura en Río de Janeiro

Río de Janeiro experimenta una ola de calor sin precedentes, registrando una sensación térmica récord de 58.5 °C. Esta ola de calor afecta a varias ciudades brasileñas, poniendo a la población en alerta máxima.

"La sensación térmica de 58,5 °C en Río de Janeiro es la más alta desde que comenzaron las mediciones"

- Agência Brasil

17/11/2023

El martes 14 de noviembre, Río de Janeiro alcanzó un récord histórico en su temperatura aparente, llegando a los 58.5 °C, la más alta desde 2014. Esta medida fue tomada por la estación de servicio meteorológico municipal Alerta Rio en Guaratiba. A pesar de que los termómetros marcaban 35.5 °C en ese momento, la combinación de calor y humedad elevó la sensación térmica a niveles extremos.

La ola de calor que afecta a Brasil ha impactado significativamente a Río de Janeiro, que ya había registrado el día más caluroso del año el domingo 12 de noviembre, con una temperatura de 42.5 °C y una sensación térmica de 52 °C el lunes por la mañana. Esta tendencia ascendente en las temperaturas ha puesto a las ciudades brasileñas bajo alertas extremas de temperatura.

Este evento no solo establece un nuevo récord en Río de Janeiro sino que también es el más alto desde que Alerta Rio comenzó a tomar mediciones de temperatura en la ciudad. Los registros anteriores más altos de este año fueron 58.3 °C el 17 de febrero y 58 °C el 4 de febrero, lo que indica un patrón preocupante de temperaturas extremas en aumento.

La intensa ola de calor, que se informa principalmente en el sureste y centro-oeste de Brasil, se espera que continúe durante la semana. La ausencia de nubes en el cielo aumenta la exposición a la radiación solar y la sensación de calor, lo que hace que las condiciones sean aún más peligrosas para la población.

Algo Curioso
La sensación térmica de 58.5 °C registrada en Río de Janeiro es una de las más altas a nivel mundial y pone en perspectiva los extremos climáticos que pueden experimentar las grandes ciudades.

Riesgos para la Salud y Medidas Preventivas

La actual ola de calor en Brasil plantea serios riesgos para la salud de la población, especialmente para los grupos más vulnerables como niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas. Las autoridades de salud han emitido advertencias y recomendaciones para prevenir golpes de calor y deshidratación, incluyendo el consumo frecuente de agua, uso de ropa ligera y protección solar, así como evitar la exposición prolongada al sol durante las horas más calurosas del día.

Las altas temperaturas también tienen un impacto significativo en el medio ambiente y la infraestructura. Se han reportado casos de cortes de energía y escasez de agua en algunas áreas, lo que pone de manifiesto la necesidad de medidas de adaptación y mitigación ante el cambio climático. La situación actual en Brasil puede servir como un recordatorio de la importancia de políticas ambientales sostenibles y de la inversión en infraestructura resiliente al clima.

La ola de calor también afecta a la fauna y flora local, con posibles consecuencias a largo plazo en la biodiversidad y los ecosistemas. Esto incluye el aumento del riesgo de incendios forestales, que pueden devastar grandes áreas de vegetación y hábitats de vida silvestre. Las autoridades están en alerta para prevenir y controlar incendios, y se insta a la población a reportar cualquier signo de fuego inmediatamente.

Además, el sector agrícola enfrenta desafíos debido a la ola de calor, con posibles efectos en la producción de alimentos y en la economía local. Los agricultores están trabajando para adaptar sus prácticas y minimizar el impacto en los cultivos, pero la situación actual destaca la vulnerabilidad del sector agrícola ante eventos climáticos extremos.

Impacto Ambiental y Desafíos Económicos

La reciente ola de calor en Brasil, y en particular en Río de Janeiro, resalta la urgencia de abordar el cambio climático global. Este fenómeno extremo se suma a una serie de eventos climáticos inusuales en todo el mundo, subrayando la necesidad de acciones concertadas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover políticas de sostenibilidad. La comunidad internacional, incluyendo a Brasil, enfrenta el desafío de equilibrar el crecimiento económico con la protección ambiental.

La educación y concienciación pública sobre los efectos del cambio climático son fundamentales para fomentar un cambio positivo. La participación de la sociedad en prácticas sostenibles y en el apoyo a políticas ambientales proactivas es crucial para mitigar los impactos del calentamiento global. Este evento extremo en Brasil debe ser un llamado a la acción para individuos, comunidades y gobiernos.

Mientras tanto, las autoridades brasileñas están trabajando para proporcionar recursos y apoyo a las comunidades afectadas por la ola de calor. Estas medidas incluyen centros de enfriamiento, distribución de agua y asistencia médica para prevenir enfermedades relacionadas con el calor. La respuesta a esta crisis climática también implica una evaluación de las estrategias de preparación y respuesta a emergencias para mejorar la resiliencia a futuros eventos climáticos extremos.

Fuentes

CNN Español | DW | Agência Brasil

"La sensación térmica de 58,5 °C en Río de Janeiro es la más alta desde que comenzaron las mediciones"

- Agência Brasil

Nov 17, 2023

El martes 14 de noviembre, Río de Janeiro alcanzó un récord histórico en su temperatura aparente, llegando a los 58.5 °C, la más alta desde 2014. Esta medida fue tomada por la estación de servicio meteorológico municipal Alerta Rio en Guaratiba. A pesar de que los termómetros marcaban 35.5 °C en ese momento, la combinación de calor y humedad elevó la sensación térmica a niveles extremos.

La ola de calor que afecta a Brasil ha impactado significativamente a Río de Janeiro, que ya había registrado el día más caluroso del año el domingo 12 de noviembre, con una temperatura de 42.5 °C y una sensación térmica de 52 °C el lunes por la mañana. Esta tendencia ascendente en las temperaturas ha puesto a las ciudades brasileñas bajo alertas extremas de temperatura.

Este evento no solo establece un nuevo récord en Río de Janeiro sino que también es el más alto desde que Alerta Rio comenzó a tomar mediciones de temperatura en la ciudad. Los registros anteriores más altos de este año fueron 58.3 °C el 17 de febrero y 58 °C el 4 de febrero, lo que indica un patrón preocupante de temperaturas extremas en aumento.

La intensa ola de calor, que se informa principalmente en el sureste y centro-oeste de Brasil, se espera que continúe durante la semana. La ausencia de nubes en el cielo aumenta la exposición a la radiación solar y la sensación de calor, lo que hace que las condiciones sean aún más peligrosas para la población.

El martes 14 de noviembre, Río de Janeiro alcanzó un récord histórico en su temperatura aparente, llegando a los 58.5 °C, la más alta desde 2014. Esta medida fue tomada por la estación de servicio meteorológico municipal Alerta Rio en Guaratiba. A pesar de que los termómetros marcaban 35.5 °C en ese momento, la combinación de calor y humedad elevó la sensación térmica a niveles extremos.

La ola de calor que afecta a Brasil ha impactado significativamente a Río de Janeiro, que ya había registrado el día más caluroso del año el domingo 12 de noviembre, con una temperatura de 42.5 °C y una sensación térmica de 52 °C el lunes por la mañana. Esta tendencia ascendente en las temperaturas ha puesto a las ciudades brasileñas bajo alertas extremas de temperatura.

Este evento no solo establece un nuevo récord en Río de Janeiro sino que también es el más alto desde que Alerta Rio comenzó a tomar mediciones de temperatura en la ciudad. Los registros anteriores más altos de este año fueron 58.3 °C el 17 de febrero y 58 °C el 4 de febrero, lo que indica un patrón preocupante de temperaturas extremas en aumento.

La intensa ola de calor, que se informa principalmente en el sureste y centro-oeste de Brasil, se espera que continúe durante la semana. La ausencia de nubes en el cielo aumenta la exposición a la radiación solar y la sensación de calor, lo que hace que las condiciones sean aún más peligrosas para la población.

Algo Curioso
La sensación térmica de 58.5 °C registrada en Río de Janeiro es una de las más altas a nivel mundial y pone en perspectiva los extremos climáticos que pueden experimentar las grandes ciudades.

Riesgos para la Salud y Medidas Preventivas

La actual ola de calor en Brasil plantea serios riesgos para la salud de la población, especialmente para los grupos más vulnerables como niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas. Las autoridades de salud han emitido advertencias y recomendaciones para prevenir golpes de calor y deshidratación, incluyendo el consumo frecuente de agua, uso de ropa ligera y protección solar, así como evitar la exposición prolongada al sol durante las horas más calurosas del día.

Las altas temperaturas también tienen un impacto significativo en el medio ambiente y la infraestructura. Se han reportado casos de cortes de energía y escasez de agua en algunas áreas, lo que pone de manifiesto la necesidad de medidas de adaptación y mitigación ante el cambio climático. La situación actual en Brasil puede servir como un recordatorio de la importancia de políticas ambientales sostenibles y de la inversión en infraestructura resiliente al clima.

La ola de calor también afecta a la fauna y flora local, con posibles consecuencias a largo plazo en la biodiversidad y los ecosistemas. Esto incluye el aumento del riesgo de incendios forestales, que pueden devastar grandes áreas de vegetación y hábitats de vida silvestre. Las autoridades están en alerta para prevenir y controlar incendios, y se insta a la población a reportar cualquier signo de fuego inmediatamente.

Además, el sector agrícola enfrenta desafíos debido a la ola de calor, con posibles efectos en la producción de alimentos y en la economía local. Los agricultores están trabajando para adaptar sus prácticas y minimizar el impacto en los cultivos, pero la situación actual destaca la vulnerabilidad del sector agrícola ante eventos climáticos extremos.

Impacto Ambiental y Desafíos Económicos

La reciente ola de calor en Brasil, y en particular en Río de Janeiro, resalta la urgencia de abordar el cambio climático global. Este fenómeno extremo se suma a una serie de eventos climáticos inusuales en todo el mundo, subrayando la necesidad de acciones concertadas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover políticas de sostenibilidad. La comunidad internacional, incluyendo a Brasil, enfrenta el desafío de equilibrar el crecimiento económico con la protección ambiental.

La educación y concienciación pública sobre los efectos del cambio climático son fundamentales para fomentar un cambio positivo. La participación de la sociedad en prácticas sostenibles y en el apoyo a políticas ambientales proactivas es crucial para mitigar los impactos del calentamiento global. Este evento extremo en Brasil debe ser un llamado a la acción para individuos, comunidades y gobiernos.

Mientras tanto, las autoridades brasileñas están trabajando para proporcionar recursos y apoyo a las comunidades afectadas por la ola de calor. Estas medidas incluyen centros de enfriamiento, distribución de agua y asistencia médica para prevenir enfermedades relacionadas con el calor. La respuesta a esta crisis climática también implica una evaluación de las estrategias de preparación y respuesta a emergencias para mejorar la resiliencia a futuros eventos climáticos extremos.

Fuentes

CNN Español | DW | Agência Brasil

PODRÍA INTERESARTE
 

No tienes acceso

Necesitas una membresía para acceder al contenido de este sitio.
Por favor Regístrate o Ingresa